viernes, 21 de abril de 2017

Consumismo + El reto de los 25 conjuntos

En la entrada del mes pasado me dediqué a decir que necesitaba PARA YA tal y tal peluca y ojos y que me los iba a comprar y enseñarlos este mes y bla bla bla. Pues no me los he comprado, y me alegro de no haberlo hecho. Porque según publiqué aquella entrada empecé a rayarme un montón pensando que estaba contribuyendo a esa impresión molesta en el mejor de los casos, y desesperante en el peor, de que para poder "vivir el hobby" activamente en comunidad (o sea en la red) hay que estar comprando cosas nuevas todo el rato para enseñarlas, porque si no ¿qué vas a contar de/con tus muñecos?

MAL. Y es una especie de presión muy injusta a la que no quiero contribuir. Se pueden hacer muchas cosas con los BJDs sin comprarles accesorios cada semana, ni cada mes. Anda que no hay fotos que hacer, historias que escribir o que dibujar, y hasta salseos de casas de los que hablar XD No estoy diciendo que tenga nada de malo comprar una peluca y enseñar al mundo lo bien que le queda a tu pequeño/-a y lo feliz que te hace. Lo que me rayó de mí misma fue ese razonamiento de "me voy a comprar esto y así ya tengo solucionada la entrada del mes que viene" >.< Decía muy poco de mi capacidad imaginativa que no se me ocurriera otra cosa, cuando además solo escribo una vez al mes.

El caso es que en algún momento de las últimas semanas me he caído del guindo y me he dado cuenta de que, caray, el hobby que tantas alegrías nos da nació en Japón y, según dice todo el mundo, los japoneses son consumistas como ellos solos. (Obviemos el hecho de que las generalizaciones nunca son muy científicas y siempre van a ser problemáticas para alguien... en general XD). De manera que supongo que esta tendencia a que se fomente el comprar más y más es lo esperable. Pero hay algo bonito en ser capaz de recurrir a alternativas creativas (y más baratas) para poder seguir disfrutando de tus pequeños cuando estás fatal de dinero, por ejemplo.

Pensando en todo esto me acordé de que tenía ahí en el fondo de la memoria un proyectito, muy tonto, pero que quería hacer desde hace tiempo, y he decidido empezarlo al hilo de estas reflexiones tan farragosas sobre el consumismo. Lo llamaremos "El Reto de los Veinticinco Conjuntos", así, con bien de mayúsculas. Esto surge de una conversación con una amiga mía que me animaba a comprarme un vestido (tamaño humano XD), y que cuando le dije que comprarme ropa para mí me proporcionaba menos alegría que comprársela a los muñecos, me contestó que estaba más loca que los tres chiflados (no con estas palabras) y que seguro que mis muñecos ya tenían por lo menos veinticinco conjuntos de ropa completos. De esto puede hacer unos seis años, quizá más. En aquel momento me pregunté si realmente sería verdad y se me ocurrió empezar a hacer sistemáticamente fotos de los muñecos con la ropa que tenían, a ver si llegaba o no llegaba a sumar veinticinco conjuntos. Creo que entonces no habría llegado, pero me temo que ahora es posible que -sumando toda la ropa y no solo la verdaderamente especial y preciosa- sí que tenga MÁS de veinticinco looks para mis chicos. Madre mía. No tengo ninguna autoridad moral para predicar contra el consumismo >.<

Pues hala, aquí va el conjunto número 1. A ver a cuántos llegamos. Se lo he puesto a Daniele porque era quien estaba más a mano, y la ropa lo mismo, he fotografiado esto porque lo tenía por aquí en vez de en una caja en lo alto del armario. Me habría gustado fotografiar los conjuntos por orden cronológico, primero los que compré al principio de tener BJDs, pero dudo que lo haga porque es complicarse mucho y al final esto no son más que fotillos rápidas.


Este es un conjunto de ropa -con zapatos incluidos- de la colección de Kidz 'n' Cats que compré en Barcelona allá por ¿2010? A un SD le queda francamente regular, pero ¡es tan bonito! Los problemas son los habituales cuando pretendes poner ropa de muñecas "de jugar" a los BJDs grandes: que las mangas y el cuerpo quedan cortos. Además la camiseta es tan abierta que hace una especie de cuello barco raro para un chico. A pesar de todo, veo a Daniele adorable. Pero claro, cómo no lo voy a ver adorable, es Daniele. Habitualmente compro la ropa y los accesorios pensando en un muñeco en particular, pero esto no se lo destinaba a nadie en concreto. Más tarde descubrí que le queda muy bien a las Animators :)

Y para cerrar esta entrada tan llena de contradicciones internas, voy a confesar una dolorosa verdad: tampoco es que esté siendo el parangón de la austeridad y la virtud, porque la razón de que no haya comprado las cosas tan supuestamente urgentes que necesitaba para los chicos BJDs es que estoy reservando el presupuesto de ocio muñequil de este mes para ampliar el vestuario de mi Barbie XD Ella fue la que se interpuso en mi camino convenciéndome que de sus necesidades eran más urgentes que las de los chicos, porque voy a hacer un viaje y me la quiero llevar y hacerle fotos y obviamente tiene que ir bien vestida. Claro que lo que pueda gastar en playline de Mattel será bastante menos de lo que habría gastado en una peluca de mohair... si es que eso cuenta como virtud.

EDIT: Según escribía esto entré en el canal de Isartdolls en busca de un vídeo en el que creo recordar que hablaba de esto y no lo encontré, pero sí resulta que hay vídeo nuevo que también habla del consumismo en el hobby, mira tú por dónde.

EDIT #2: Pero cómo hablo tanto >.< Resumir nunca fue mi especialidad.

lunes, 27 de marzo de 2017

El desayuno + Cosas para ayer


 MIKLÓS: No podéis hacerme esto.



MIKLÓS: Leí en una entrevista a Plácido Domingo que madrugar es malísimo para la voz. 



 MIKLÓS: Jo, qué sueño >.<
KIYOAKI: Hala, hala.
DANIELE: Yum.


Miklós no es una persona matutina. Sale a mí. (Lo de la entrevista es verdad, aunque no recuerdo bien si era Plácido Domingo o Alfredo Kraus).

Los mini-croissants me los compró un amigo con todo su amor pensando que a Miklós le encantarían, así me lo dijo. Son nubes (o marshmallows, o como se diga en vuestra zona), y lo malo es que ahora me queda medio kilo y me los estoy comiendo sin darme cuenta. Ponga usted un extra de pura azúcar refinada en su vida, claro que sí.

En fin, pasando a otro tema, ya es marzo (de hecho es casi abril) y no quiero que avance más el año sin anotar algunas cosas que todavía necesito con urgencia para poder jugar a gusto con los pequeños. O sea, lo que vendría siendo una wishlist de lo que queremos para ayer:

-Ojos de cristal para Miklós, porque con los acrílicos me parece que no tiene nada de vida y no consigo que me mire directamente. A mí es que me gusta que mis muñecos me miren a los ojos, si no es que me están ocultando algo XD Después de darle muchas vueltas me he resignado a que tenga ojos marrones y ya está. (Pero los llamaré siempre "ojos castaños", que suena más elegante :P).

-Peluca de verdad para Licht. "De verdad" quiere decir que no sea un experimento casero ni se parezca en densidad y textura a un roedor muerto como la que tiene ahora.

-Peluca para Daniele. Me gustaría algo tipo fur que le dé un rollo más moderno, en vez de este aspecto de angelito victoriano que me lleva.

Las dos primeras cosas, que son las más urgentes, creo que las voy a pedir en abril a Bravot y a ver qué pasa. Bravot es un fabricante francés conocido sobre todo por sus pelucas para reproducciones de muñecas antiguas, así que los estilos que ofrece tienden a ser más bien rancios, pero tienen una que creo que puede ser bastante perfecta para Licht, quien por su parte está muy orgulloso de su estilo pasado de moda (él sí que aspira a parecerse a un ángel de postal victoriana). Y allí mismo tienen una mínima selección de ojos de cristal básicos que a lo mejor le van bien a Miki y a lo mejor no, pero son baratos y ya sabemos que comprar ojos sin verlos en mano es una lotería. Si no salen bien para Miklós, quizá le valgan al faunito, que no sé qué ojos ponerle. Y muy importante: Bravot está en Francia y por tanto no hay riesgo de aduanas :D

La idea de comprar un complemento de muñecos al mes, se entiende que de precio moderado, creo que está bien y voy a procurar seguir con ella. El cupo de marzo lo consumí a primeros de mes con un vestido primaveral para mí y este set de muebles de Ikea para Robin, mi Pure Neemo Yuuta. Le está un poco pequeño, pero la cama le vale y es todo tan monoooo (y tenía descuento para socios este mes). ¿Os he dicho ya qué maravillada estoy con el Pure Neemo? Es tan pequeño y tan portátil, no pesa un quintal, y ahora no hago más que pensar en lo guay que sería que los BJDs también tuvieran diecisiete pares de manos diferentes, con la expresividad que da eso a las fotos... T.T

Si no sufro ningún sobresalto económico, espero comprar peluca y ojos y que lleguen a tiempo para poder enseñarlos en la entrada de abril. Y mientras tanto, en este hemisferio empieza a haber flores y eso, así que ¡feliz primavera!

miércoles, 22 de febrero de 2017

Cómo incumplir tus buenos propósitos en tres sencillos pasos

Para este tutorial necesitaremos: un buen propósito, por ejemplo "tal como están las aduanas, no voy a hacer más compras fuera de Europa en un largo, largo tiempo".

Paso 1: emociónate mucho por algo incompatible con el propósito antes mencionado. En este caso, utilizaremos el boletín de novedades *solo disponibles por tiempo limitado* de Hobby Search.

Paso 2: con ayuda de la emoción acumulada en el paso 1, olvida por completo tu buen propósito inicial.

Paso 3: utiliza este momentáneo olvido para responder a la emoción del paso 1, por ejemplo, haciendo un pedido de ropita adorable de Azone Ex Cute a Hobby Search (con sede en Japón).

Y así incumplí mi primer propósito de este año antes de acabar enero. Aghrhghj.

Por suerte el pedido pasó el registro aduanero sin llamar la atención (supongo que gracias a que venía por SAL, El Envío Barato Para Los Que No Tienen Prisa TM) y llegó a mí sin tormentos arancelarios. Y ahora voy a poner por escrito el resto de las buenas intenciones de 2017 a ver si tienen más éxito. Como veis, hago mis propósitos en febrero porque enero no cuenta, lo usa una para aclimatarse al nuevo año XD Y porque en enero hablé de los regalos de navidad y con eso ya cumplí. En fin, ¿cómo me gustaría llevar el hobby este año? Pues me gustaría...

-Comprar un complemento de muñecos al mes. Más no, pero tampoco mucho menos. Creo que puede ser una manera gradual pero sistemática de ir completándolos. En enero no hay que comprar nada, porque han venido los Reyes y hay juguetes nuevos y la cuesta de enero, y la compra de febrero ha sido ese pedido de Azone del que hablaba al principio. A lo mejor para marzo pido una peluca de mohair de Bravot (¡Francia, Europa!) para Licht. Sin embargo, también pretendo pactar conmigo misma que el mes que compre algo para mí no compraré nada para ellos. Autocontrol y tal.

-Seguir escribiendo sobre los BJDs por aquí todos los meses, aunque sean entradas más sencillas, y a la vez...

-... hacer cosas (es decir, hacer fotos) también con los otros muñecos que se han abierto paso en mi corazón: Barbie, Pure Neemo, las Disney Animators, mis propios amigurumis. No sé si debería emigrar a Instagram, que parece que es donde está ahora todo el movimiento. Pero me da pena dejar Flickr, porque llevo mucho tiempo allí, y creo que no me daría la vida para llevar cuentas en los dos sitios. Ya pierdo demasiado tiempo online. Es un "perder tiempo" entre comillas, claro, porque también se aprende mucho, hay gente guay y es muy inspirador, pero quita tiempo para otras cosas.

-COSER. Quiero volver a coser algo. Hace años me ponía y lo hacía, no digo que me salieran obras maestras, pero a mí me valían, y de pronto ahora me parece difícil, dificilísimo, imposible. A ver si consigo hacer algo sencillito para Barbie, por lo menos (patrón), aunque también me gustaría coser para las Animators (patrón) y alguna cosa para los BJDs (tengo dos libros de patrones de Volks a los que saco poquísimo partido).

-Y una cosa que me apetece bastante es montar un calendario con mis fotillos muñequiles. Ya el de este año no, claro, pero podría ir haciéndolo para 2018 (¿es tentar al destino contar con que viviremos un año 2018?).

¿Y qué fue de los buenos propósitos de 2016? Los he ido a buscar en la entrada correspondiente y me he quedado la mar de satisfecha, porque eran seguir escribiendo una entrada al mes y seguir subiendo fotos, así que MÚ BIEN :D De hecho, este es el primer año que estoy contentilla con mis fotos en general, empiezo a ver que tengo algunas salvables entre la mierda. Aunque sigo necesitando que alguien me enseñe que el ISO no es solo un estándar de normalización internacional*

*chiste de bibliotecaria, ¿a que es hilarante? XD >.< 

Foto de Miki y Daniele as casual as it gets en la mesa del salón. A veces me hacen gracia este tipo de fotos en las que se ve el muñeco como muñeco, en su casa humana, fuera de escala, tal como los vemos los dueños cotidianamente. Como un adorno precioso :)



Postdata: el domingo oí en un Tiger del centro de Madrid, petado de turistas, a una chica italiana que llamaba a su amigo: el nombre del amigo era Daniele. Qué ilusión me hizo. Antes solo había leído que ese nombre existía (vamos, que "Daniel" era así en italiano), pero nunca se lo había oído a nadie. Qué facil es hacerme feliz XDhttp://www.georgettebravot.com/http://www.georgettebravot.com/

lunes, 23 de enero de 2017

Por haber sido buenos

Vale, confieso que esto se iba a titular "¿Qué te han traído los Reyes?" (o incluso, como diría mi abuela castizamente, "¿qué te han echao?"), pero ya estamos a finales de mes y me ha dado vergüenza, aunque el contenido sigue siendo ese. ¿Cómo iba a ser otro? En enero es fácil saber sobre qué escribir porque se escribe sobre propósitos de año nuevo o, si formas parte de los afortunados en cuyos países sigue siendo fiesta hasta el seis de enero, sobre los regalos de Reyes :D Me encantan los Reyes. ¿Que las navidades en familia son una fuente inagotable de tensión emocional y posibilidades de drama, fracaso y frustración? Desde luego. ¿Que me da una pena horrible que se acaben? También. Por eso compadezco a los habitantes de los lugares en los que las fiestas terminan con el Año Nuevo, y por eso me felicito de que en mi casa se celebren los Reyes y además se celebren bien: nos traen muchas más cosas que el otro señor barbudo ese de Laponia XD

Para asegurarme de que los Reyes no se equivocaban compré yo misma mis propios regalos, consistentes en adorable ropita de Volks para mis pequeños. Los compré en octubre, y dejadme que os diga una cosa: ADUANAS MAL, ADUANAS CACA. No pensé que fueran a parar un paquete pequeño y ligero, pero como, según he ido leyendo últimamente, esos payasos de mierda lo paran todo, está claro que esta es la última compra extraeuropea que haré en un largo, largo, largo tiempo. El caso es que al final el envío llegó a mis manos y día 6 apareció debajo del árbol. ¡Mirad mis reyes! ♥

Volks-toma-mi-dinero y un libro sesudo sobre el mundo de Harry Potter (regalo sorpresa familiar)
Los vaqueros los compré porque ya tenía un par, pero acampanados... lo malo es que creo que estos también tienen un poco de campana, así que fail (¿semi-fail?). Los KIPS (que no salen en la foto porque cuando la hice ya estaban instalados en el cuerpo)  no estoy segura de que me guste el efecto que hacen, esos miembros tan tiesos - son útiles para ayudar a mantener las poses y esa es la idea, pero impiden que el muñeco se acomode de manera natural en tus brazos cuando lo abrazas, que eso mola mucho de la resina; y además, si son grandes se ven porque sobresalen de la articulación, y si son pequeños amenazan con colarse por el canal de las gomas. Ergo semi-fail. Los calcetinitos son preciosos pero esán hechos de un tejido muy fino, como medias más que calcetines, y el motivo está simplemente impreso, no tejido de verdad con hilos de colores. Además es fácil hacer calcetines, con lo cual no sé si se justifica comprárselos a Volks. Fail.

PERO: lo demás ¡es tan bonito! A pesar de los fails y de las aduanas, estoy muy contenta con lo que me han traído los Reyes. O he sido muy buena o no se han enterado de lo contrario. He aquí a Licht con chaqueta de terciopelo negro y los calcetines/medias. No se ve pero la chaqueta está impresionantemente bien acabada y forrada con tela de flores... casi lo más bonito es el forro.

¡Hagamos fotos a un muñeco muy pálido vestido con ropa muy oscura en condiciones de luz cambiantes con nubes y claros! ¿Qué puede salir mal?


Y Kiyoaki de marineritoooo ♥ Puntillosoooooo ♥♥♥ Los botoncitos son de madera, la camiseta tiene un bolsillín de la misma tela que el lazo de la boina y las vueltas de los pantaloneeees ♥ Uiiiiiii [pava]

Cayendo de boca por cuarta vez en tres, dos, uno...

Jugando con Licht he comprobado una vez más que necesita una peluca que no parezca (ni sea) una masa gigante y compacta de ondas inamovibles, así que me lo apunto mentalmente en la lista de buenos propósitos y wishlist para este año. Supongo que la pondré por escrito en febrero. Por desgracia me acuerdo bastante bien de la de 2016 y sospecho que en ella ya figuraba lo de la peluca de Licht. Pero escribir lo que quieres y lo que te falta a principios de año es una tradición y la voy a cumplir... aunque sepa de antemano que lo más probable es que todo se quede en las intenciones.

viernes, 30 de diciembre de 2016

Barbie presenta... Reflexiones de fin de año

Esta vez no voy a hablar de BJDs, aunque creo que hablaré algo de por qué en la última entrada del año de mi blog de BJDs no estoy hablando de BJDs XD

Empezando por el principio: no confieso esto a menudo, pero mi primera ventana al mundo de las muñecas "de colección", también conocidas como "muñecas que dado su precio deben de estar destinadas a adultos o al menos a niños mayorcitos y muy cuidadosos", o bien "muñecas que justifican el hecho de que sigas deseando muñecas a tu edad porque más gente de la misma edad lo hace", fue Barbie. Concretamente fue un número especial de la revista Burda dedicado a Barbie, que presentaba fotos E S P E C T A C U L A R E S de varias muñecas de Bob Mackie y de otras muñecas más sencillas, pero muy bien vestidas y con estilismos muy cuidados, junto con los patrones de ropa correspondientes. Esas Barbies no se parecían a las Barbies con las que jugaban las niñas cuando yo era niña (yo misma era más de peluches). Creo también que al menos el cincuenta por ciento de mi fascinación se debió a las fotos: ver muñecas posadas y fotografiadas profesionalmente con la misma dedicación que si fueran personas. Dar esa importancia a un juguete lo convertía en bastante más que un juguete (sea esto dicho sin quitar importancia al concepto de juguete, vivan los juguetes). Todo esto era a mediados de los noventa y NO HABÍA INTERNET en mi vida como lo hay ahora, y por tanto la riqueza de imágenes de juguetes y muñecas de todo tipo que los coleccionistas de hoy vierten a diario en la red no estaba, y yo recibí aquellas fotos como si fueran un alimento que llevaba años necesitando sin saberlo T.T

A lo largo de los años fueron regalándome, pues, algunas Barbies "de colección", que nunca fueron de las carísimas pero que seguían resultando muy diferentes de las de la playline. Soy incluso capaz de rescatar alguna foto mala de mi Flickr porque fotografié un par de ellas cuando el reto (fallido para mí) del 365 Toy Project, que consistía simplemente en fotografiar un juguete al día y para el que no quise usar BJDs porque no acabo de verlos como "juguetes" (dicho esto, insisto, sin ofensa ninguna hacia los juguetes, vivan los juguetes).





No tengo muy claro cómo pasé de las Barbies a los muñecos de vinilo tipo niños. El caso es que estos me llevaron a los BJDs, que me parecieron lo más parecido al Muñeco Perfecto -como ya he escrito un millón de veces-, y para entonces había dejado las Barbie completamente aparcadas; guardadas, eso sí, primorosamente en una caja. Ahora, sin embargopor culpa de gracias a Custom Lovers, Barbie ha vuelto a mi vida. Hala. Otro tamaño de muñeca que vestir, nuevas tiendas de Etsy en el que gastar el dinero que tanto cuesta de ganar. ¡Pero es tan divertido!

¡Vamos a jugar! ¡Tus problemas déjalos!

La primera Barbie de la nueva etapa es la Made to Move asiática (palabras de mi hermano: "¿Te das cuenta de que ha dejado de ser deportista en cuanto ha caído en tus manos?"), repintada al estilo principiante, o sea, casi todo pintado por encima de la pintura original. Razonamiento: "¡Oh, todas estas chicas con formación académica en Bellas Artes y años de experiencia en trabajos en miniatura repintan Barbies y las dejan preciosas, ¡seguro que yo también puedo y me queda igual!!1!1!!" >.< Pero lo he pasado TAN BIEN trabajando en ella. La idea era quitarle la cabeza y tirarla y usar su cuerpo para la fashionista L.A. Girl (el mismo híbrido que ya ha hecho todo el mundo, pero que que yo también quiero porque L.A. Girl es una preciosidad). Solo que la Made to Move era la única que tenía aquí en casa de mi madre, y estoy de vacaciones y tengo tiempo para jugar, cosa que no ocurre a menudo, y QUERÍA JUGAR YA. Ahora a ver qué hago con la fashionista. Me veo comprando otra MtM y así hasta el infinito. Por cierto, las Barbies de mi vieja etapa de coleccionista las guardé tan bien que ahora no las encuentro T.T (Y la revista Burda con la que empezó todo se perdió en el limbo... con lo bien que me vendría ahora).

¿Y ahora qué? Pues que Barbie es muy divertida pero también es un reto, porque con ella es muy fácil caer en la vulgaridad. Enseguida empiezan a aparecer fotos de muñecas despeluchadas y/o iluminadas con la luz del fluorescente de la cocina y/o vestidas (mal) con un calcetín, todo ese tipo de cosas. En cambio, lo que está bien hecho, con elegancia y autocrítica, está muy bien hecho y es un placer mirarlo. Algunos enlaces favoritos que he descubierto estas semanas, desde que Barbie volvió a mi vida (aparte de las chicas deliciosas de Custom Lovers, claro):

Así pues, ¿voy a convertir este mi blog de BJDs en blog de Barbie? No way, José. ¿Voy a ampliar la temática y hablar de BJDs *y* de Barbies *y* de otras muñecas si se da el caso? Tampoco. Me gusta que este blog esté ahí para mis niños BJD, es una decisión estética, en cierta manera. Me parecen tan diferentes de otros muñecos que no quiero que se mezclen mucho.

Y eso me lleva al principio: esta entrada, la última del año, y con la que cumplo el reto que me impuse a mí misma de escribir en el blog al menos una vez al mes, habla de Barbie porque no tengo aquí mis muñecos de resina para hacerles una foto navideña (y porque no he encontrado ni una foto inédita de ellos que pudiera rescatar para ilustrar la entrada sin que me diese vergüenza), pero quiero que este siga siendo el blog de mis pequeños y quisiera seguir escribiendo con regularidad... aunque el propósito de la entrada mensual me ha llevado todo este año muchísimo tiempo. Es como si al escribir solo una entrada al mes me sintiera obligada a darlo todo en esa entrada XD Resultado: verborrea eterna (¿quién, yo? ¿Ahora?) y una especie de auto-obligación absurda de mostrar siempre fotos nuevas, y encima fotos bonitas dentro de lo que cabe, cuidadas, editadas. NO MORE.

Creo que el año que viene voy a tomarme lo de la entrada mensual con más calma. Me apetece intentar hacer fotos más del día a día (¡Daniele desayuna! ¡Miklós se lava los dientes! XD), y con suerte el blog planteado así me llevará menos tiempo y podré divagar sobre Barbies o sobre otras muñecas en Flickr o donde sea (=en Flickr), pero no aquí.

Sé que en cuanto se me acaben las vacaciones volveré a quedarme sin tiempo para jugar, pero mejor de eso ya hablo otro día.

Hala, que FELIZ AÑO :) ¡Nuevos ciclos, nuevas oportunidades!

miércoles, 30 de noviembre de 2016

El que nunca fue

Entrada muy larga de divagaciones muñequiles personales, porque este es mi blog y me lo follo cuando quiero, no como en el trabajo que me dicen que a ver si soy más escueta redactando los informes de actividades T.T

Al principio de los tiempos, yo tenía muy claro qué muñeco quería que fuese mi primer muñeco. No era el que finalmente lo fue.

Al principio de los tiempos, y tras coquetear breve aunque intensamente con la idea de un Shiwoo elfo (remember?), di con el muñeco que quería. Ni siquiera parecía, a primera vista, muy difícil de conseguir: era simplemente Nana/Kira/Sara/Megu de Volks, la Four Sisters de toda la vida. Pero CHICO.

Quería ese niño adorable. Incluso lo había visto, en una imagen diminuta, en esas páginas web inmanejables de entonces, en la fila del fondo de una foto de grupo de una quedada. De Australia, para más señas. De lo que viene siendo las antípodas. Ese era mi pequeño: un niño con esa carita redonda, y no podía estar más lejos. QUIERO UNO IGUAL. Repetí mis visitas a aquella web en la vana esperanza de que vendieran ese muñeco. La novata que era yo, viviendo con sus padres, saqueando los ahorros de los esporádicos trabajos de juventud, llegó a preguntar en Den of Angels (que a la sazón, como ya he comentado más veces, no era más que una lista de correo) por soluciones para el problema de su vida. Los Denizens, más curtidos, respondieron con lo obvio: compra una Four Sisters y un chico estándar, haz el híbrido y vende las partes sobrantes. Pero yo era joven, y arriesgar tanto dinero en un negocio transoceánico, con intermediaria japonesa de por medio, y meterme en ventas después, dada mi escasa experiencia en las procelosas aguas del comercio online, me pareció un obstáculo inasumible. Mi única compra por internet hasta el momento había sido una Barbie de 24 dólares (cuando llegó, no me podía creer que me la hubiesen enviado en lugar de salir corriendo con mis dineros). Así, opté por el premio de consolación, que fue el único chico estándar que ofrecía Volks en ese momento. Ese fue Kiyoaki: un Ryo que además tenían en stock en tienda y que llegó puntualmente para mi cumpleaños.

No hace falta decir que el premio de consolación salió bien: abrí la caja y lo amé XD No podía dejar de admirar lo bonito que era. Pero la idea del chico Four Sisters permaneció desde entonces como mi muñeco grial, a través de los años y de otros muñecos-personajes, hasta que Volks decidió que descatalogaba a Nana y Megu, las únicas representantes del molde que quedaban ya entre los estándares; y entonces decidí que no podía esperar más y compré una cabeza, creo que de Nana, que me salió carísima pero que es preciosa y que me ha permitido tener conmigo a mi grial originario.

Últimamente me ha dado por pensar que, si hubiera conseguido este molde con un cuerpo de chico hace doce años, tal como quería, no lo hubiera completado como ahora está. Su personaje no hubiera sido el mismo, su estilismo de peluca y ojos menos aún. Mis ideas a este respecto eran también bastante claras: tenía que ser un japonesito, con pelo negro (W55 en color Natural de Volks, hasta ese punto de concreción llegaban mis planes) y los ojos castaños ENORMES de Megu. Tan claro lo tenía, que ambas cosas estuvieron en la wishlist de accesorios que me faltaban para completar a Kiyoaki durante mucho tiempo... y cuando las conseguí, vi que no resultaban tan bien. Pero aprovechando que las tengo aquí, me he puesto a hacer el experimento de cómo hubiera sido mi Nana chico si el genio de la lámpara hubiera cumplido aquellos deseos muñequiles primordiales.


Este hubiera sido el que nunca fue, incluyendo el cuerpo pureskin de segunda versión, con piernas cortas, porque siempre me pareció que un poco menos de pierna tampoco les haría daño a estas criaturas, y las manitas que solían llevar las chicas estándar (las H-01, que me gustan más que las H-02 con que venía Ryo). Lo he vestido con el conjunto de camiseta y calzoncillos que proporciona Volks a sus chicos básicos para imaginarme mejor aquella hipotética llegada.

¿Cómo se hubiera llamado? ¿Taro-kun, que era un nombre que salía en una canción con la que estuve un tiempo obsesionada? ¿Cómo hubiera sido? Un niño pequeño, dulce y gentil, por supuesto: eso también lo es ahora. Pero habría tenido una historia diferente y habría dado lugar en torno a sí a amigos/personajes distintos de los que surgieron en torno a Kiyoaki; seguramente mi colección de muñecos habría sido distinta.

Es gracioso que, aunque Experimental!Daniele se parece mucho al muñeco que hubiera podido ser y no fue, al verlo así ahora ni siquiera me gusta tanto. El efecto alien de los ojos demasiado grandes en los que no se ve el blanco me parece insoportable; en aquellos tiempos me gustaba y lo defendía mucho, supongo que por la mala influencia de los estilismos que daba Volks a sus muñecos (de hecho me siguen gustando los ojos grandes, y la prueba es que Kiyoaki tiende a salir con la mirada alien en las fotos en las que no se le ve en primer plano... pero me he moderado un poco). En cualquier caso, ha molado hacer este viaje al pasado. De cerca, Japonesito-Four-Sisters-Sin-Nombre es encantador (el efecto alien se minimiza), y creo que me gusta lo suficiente para dejarlo así unos cuantos días :) Pero quizá fue una buena cosa que el muñeco que yo soñaba no viniera tal como yo lo soñaba en aquel momento.

Después de todo, mi primogénito no fue como se ve arriba... ni falta que nos hizo

 El primogénito, hoy. Con su cuerpo pureskin antiguo y amarillo. Pero GUAPOTÚ :3

lunes, 31 de octubre de 2016

Cosecha de Todos los Santos




 

Esta sesión fue fuertemente plagiada inspirada por esta foto (del 4 de octubre) del Facebook oficial de SD de Volks:

Me pareció una manera original de hacer una foto bonita, claramente otoñal y que podía servir para celebrar Halloween evitando a la vez los motivos de brujas y calabazas de siempre, que me encantan (y me encanta ver ese tipo de fotos de muñecos cada año) pero que por mi parte no me apetecía volver a repetir. Creo que Kiyoaki y yo tuvimos nuestra etapa brujil y ya la hemos quemado (aunque podemos resucitarla para Animales fantásticos y dónde encontrarlos. Emoción).

Cuando acabé de hacer las fotos, me comí la cosecha :D

... Yyyy entrada de octubre - check.