miércoles, 22 de febrero de 2017

Cómo incumplir tus buenos propósitos en tres sencillos pasos

Para este tutorial necesitaremos: un buen propósito, por ejemplo "tal como están las aduanas, no voy a hacer más compras fuera de Europa en un largo, largo tiempo".

Paso 1: emociónate mucho por algo incompatible con el propósito antes mencionado. En este caso, utilizaremos el boletín de novedades *solo disponibles por tiempo limitado* de Hobby Search.

Paso 2: con ayuda de la emoción acumulada en el paso 1, olvida por completo tu buen propósito inicial.

Paso 3: utiliza este momentáneo olvido para responder a la emoción del paso 1, por ejemplo, haciendo un pedido de ropita adorable de Azone Ex Cute a Hobby Search (con sede en Japón).

Y así incumplí mi primer propósito de este año antes de acabar enero. Aghrhghj.

Por suerte el pedido pasó el registro aduanero sin llamar la atención (supongo que gracias a que venía por SAL, El Envío Barato Para Los Que No Tienen Prisa TM) y llegó a mí sin tormentos arancelarios. Y ahora voy a poner por escrito el resto de las buenas intenciones de 2017 a ver si tienen más éxito. Como veis, hago mis propósitos en febrero porque enero no cuenta, lo usa una para aclimatarse al nuevo año XD Y porque en enero hablé de los regalos de navidad y con eso ya cumplí. En fin, ¿cómo me gustaría llevar el hobby este año? Pues me gustaría...

-Comprar un complemento de muñecos al mes. Más no, pero tampoco mucho menos. Creo que puede ser una manera gradual pero sistemática de ir completándolos. En enero no hay que comprar nada, porque han venido los Reyes y hay juguetes nuevos y la cuesta de enero, y la compra de febrero ha sido ese pedido de Azone del que hablaba al principio. A lo mejor para marzo pido una peluca de mohair de Bravot (¡Francia, Europa!) para Licht. Sin embargo, también pretendo pactar conmigo misma que el mes que compre algo para mí no compraré nada para ellos. Autocontrol y tal.

-Seguir escribiendo sobre los BJDs por aquí todos los meses, aunque sean entradas más sencillas, y a la vez...

-... hacer cosas (es decir, hacer fotos) también con los otros muñecos que se han abierto paso en mi corazón: Barbie, Pure Neemo, las Disney Animators, mis propios amigurumis. No sé si debería emigrar a Instagram, que parece que es donde está ahora todo el movimiento. Pero me da pena dejar Flickr, porque llevo mucho tiempo allí, y creo que no me daría la vida para llevar cuentas en los dos sitios. Ya pierdo demasiado tiempo online. Es un "perder tiempo" entre comillas, claro, porque también se aprende mucho, hay gente guay y es muy inspirador, pero quita tiempo para otras cosas.

-COSER. Quiero volver a coser algo. Hace años me ponía y lo hacía, no digo que me salieran obras maestras, pero a mí me valían, y de pronto ahora me parece difícil, dificilísimo, imposible. A ver si consigo hacer algo sencillito para Barbie, por lo menos (patrón), aunque también me gustaría coser para las Animators (patrón) y alguna cosa para los BJDs (tengo dos libros de patrones de Volks a los que saco poquísimo partido).

-Y una cosa que me apetece bastante es montar un calendario con mis fotillos muñequiles. Ya el de este año no, claro, pero podría ir haciéndolo para 2018 (¿es tentar al destino contar con que viviremos un año 2018?).

¿Y qué fue de los buenos propósitos de 2016? Los he ido a buscar en la entrada correspondiente y me he quedado la mar de satisfecha, porque eran seguir escribiendo una entrada al mes y seguir subiendo fotos, así que MÚ BIEN :D De hecho, este es el primer año que estoy contentilla con mis fotos en general, empiezo a ver que tengo algunas salvables entre la mierda. Aunque sigo necesitando que alguien me enseñe que el ISO no es solo un estándar de normalización internacional*

*chiste de bibliotecaria, ¿a que es hilarante? XD >.< 

Foto de Miki y Daniele as casual as it gets en la mesa del salón. A veces me hacen gracia este tipo de fotos en las que se ve el muñeco como muñeco, en su casa humana, fuera de escala, tal como los vemos los dueños cotidianamente. Como un adorno precioso :)



Postdata: el domingo oí en un Tiger del centro de Madrid, petado de turistas, a una chica italiana que llamaba a su amigo: el nombre del amigo era Daniele. Qué ilusión me hizo. Antes solo había leído que ese nombre existía (vamos, que "Daniel" era así en italiano), pero nunca se lo había oído a nadie. Qué facil es hacerme feliz XDhttp://www.georgettebravot.com/http://www.georgettebravot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada